¡SALUD, PROLETARIOS!

Recopilación de textos por la revolución comunista internacional.

           "Se me podrá refutar sin duda en base a los individuos; pero yo me refiero a las clases, que son las únicas que interesan a la historia."

Alexis de Tocqueville, El Antiguo Régimen y la Revolución.

          

 
  El carácter científico, revolucionario y proletario de la teoría comunista internacionalista, formulada por Marx y Engels, restaurada y desarrollada por Lenin y confirmada históricamente en la práctica por la Revolución Rusa, se debe en buena medida a que se basa en el estudio de las lecciones que se desprenden de las derrotas del proletariado en su lucha de clases, enriqueciendo el contenido de una teoría sólida y coherente y dotándola de la necesaria continuidad histórica, inherente a toda ciencia.

   Tras la revolución de Octubre y el inicio del retroceso del Estado proletario soviético, esta continuidad en la crítica y la tradición del combate del marxismo revolucionario la representó de manera particular la lucha de la Izquierda bolchevique dentro del P.C.R. (b) y de la Izquierda Comunista italiana en el seno de la III Internacional.

     La reanudación de la lucha revolucionaria pasa entre otras cosas por comprender y sacar conclusiones de las pasadas experiencias y derrotas proletarias,  es decir, por conocer y continuar la labor de la Izquierda Comunista italiana y bolchevique en defensa de los principios, el programa y la táctica comunista, que la organización revolucionaria no puede conservar perennemente si prohíbe la discusión y la crítica interna, tal y como aquellos demostraron. 

 

 

ENTRADAS RECIENTES


Volver al resumen

21/05/2014

Tesis de Lyon, 1926.

"La situación interna de nuestro partido desde el punto de vista político y organizativo no puede solucionarse definitivamente en un marco nacional, sino que depende tanto del desarrollo de la situación interna como de la política de toda la Internacional. Los dirigentes nacionales e internacionales cometerán un grave error y una verdadera falta si continúan empleando contra la Izquierda ese método insensato de las presiones desde arriba y si siguen reduciendo el complejo problema de la doctrina y la política del partido a una cuestión de conducta personal de los militantes.
Dado que la Izquierda permanece firme en sus posiciones, a los camaradas que no tienen intención de renunciar a esas opiniones se les debe ofrecer la posibilidad de comprometerse lealmente en una atmósfera libre de maniobras y acusaciones recíprocas, es decir, la posibilidad de ejecutar las disposiciones de los órganos del partido y de renunciar a todo trabajo de oposición, sin obligarles a que participen en el trabajo de dirección. Es evidente que esta propuesta demuestra que la situación no es perfecta, pero sería peligroso que el partido creyera que estos inconvenientes pueden desaparecer con simples y mecánicas medidas organizativas o con posturas personales. Quien difunda estas esperanzas comete un grave atentado contra el partido.
Para evitar realmente este envenenamiento de la atmósfera del partido y poder conducirlo hacia la superación de todas las dificultades a las que tiene que hacer frente hoy, hay que acabar con esta mezquina forma de abordar el problema y plantearlo en toda su dimensión ante el partido y la Internacional."

 Tesis_Lyon_1926.pdf


Volver al resumen


 

                                                                     

¿Quién me ayudó

contra la furia de los titanes?

¿Quién me salvó de la muerte

y de la esclavitud?

¿Acaso no lo hiciste tú todo,

sagrado y ardiente corazón?

¿Y te consumiste,

 joven y bueno,

engañado, esperando algo

del que duerme allá arriba?

¿Que te venere? ¿Para qué?

¿Has mitigado el dolor del ofendido?

¿Has enjugado el llanto del sumido en la angustia?

¿Acaso no me hicieron hombre

el tiempo omnipotente

y el eterno destino,

mis señores y los tuyos?

¿Creíste tal vez

que odiar debía la vida

y huir al desierto

porque no todos los sueños maduraron?


 

Aquí estoy y me afianzo;

formo hombres

según mi idea;

un linaje semejante a mí,

que sufra, llore,

goce y se alegre,

¡y que no te respete,como yo!


 

J.W. Goethe, Prometeo


 


 


 


 

2257723